Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15/07/10

Como sabéis por anteriores entradas,  en todo momento me mantuve en mis trece en la oposición a la celebración de La Redolada de este año en Pueyo de Marguillén, plenamente convecido de que no era beneficiosa para nuestro pueblo y que, al contrario, suponía plegarse a los intereses de un Ayuntamiento, el de Graus, que no hace apenas nada por nosotros, salvo maquillar ligeramente la población cuando de lo que se trata es de sacarse la foto para la galería. Aquello, no obstante, ya pasó y, aunque dejó algunas heridas abiertas (reconozco, como ya hice anteriormente, que tengo tanta culpa de ello como los demás), es tiempo de buscar la manera de cerrarlas y seguir luchando por nuestro pueblo.

Viene esto a cuenta por las últimas reuniones de los vecinos en los que se ha tratado de la organización de las ya cercanas fiestas patronales, que este año serán, por cierto, entre la noche del 30 de este mes y el 1 de agosto. En ellas se ha observado, como siempre, una escasa asistencia (que resta valor a toda decisión que allí se tome) y mucha tensión entre los vecinos, que, aunque pueda estar justificada (la convivencia tiene como efecto secundario estas cosas y todos tenemos razón cuando nos reprochamos algo mutuamente) no sirve de mucho, por decirlo suavemente, ya que, si nos ponemos en lo peor, la desunión nos aboca a un futuro muy incierto (no sobran los peligros que lo acechan, como la maldita Autopista Eléctrica, y sería mejor que nos cogiesen a todos unidos codo con codo).

Por ello, aprovechando este medio (previamente ya lo hice en la última de las reuniones a las que me refería), quiero hacer un llamamiento a la unidad, a dejar atrás rencillas y reproches y pensar en positivo cómo podemos hacer por mejorar nuestra unidad y nuestra colaboración cuando sea necesaria en la organización de cualquier evento o, simplemente, en las tareas que el día a día exige para el correcto funcionamiento de nuestra sociedad. Personalmente, creo que hemos caído en un círculo vicioso en el que unos ya no pueden más por tener que asumir todas las responsabilidades y otros se quejan de no poder decidir nada. Unos y otros tienen, como antes decía, toda la razón ya que la causa, desde mi punto de vista, no está en la actitud de las personas, sino más bien en una forma de organizarse francamente lamentable, que lleva a que unos no sepan cómo hacer para tomar partido (y se crean excluidos) y otros no sepan cómo hacer para delegar responsabilidades (y están ya al borde de quemarse totalmente).

Ante este panorama creo, sinceramente, que lo que toca es poner en pie, haciéndola funcionar de la manera más eficaz, nuestra Asociación de Vecinos, que para algo existe, aunque la tengamos casi abandonada. En las reuniones para la preparación de la Redolada se habló de llevar a cabo una asamblea general durante este verano. Pues bien, hagámoslo definitivamente y usemos este foro, la Asociación, para implicarnos activamente en las tareas que exige el día a día, creando comisiones en las que todos tomemos parte, según nuestros conocimientos y capacidades, en el mantenimiento de nuestro bello pueblo. Hagamos pues todo lo posible para asistir a las reuniones, para dialogar constructivamente y para que las decisiones así tomadas obliguen tanto a respetar la opinión de la mayoría como a implicarse activamente en todas las tareas que se necesita llevar a cabo, empezando, claro está, por las ya cercanas fiestas.

Esperemos que así nuestro futuro no sea el del ocaso que representa la foto que encabeza estas líneas, sino el de las flores, de nuestro jardín, que las cierran. Los de Casa Vigo estamos dispuestos (no creo que nadie pueda dudar de que siempre lo estuvimos, con la excepción de la Redolada por las reservas que ya expresamos) en no hacer en absoluto honor a nuestro mote. Tocándose el meligo no se logra nada más que dejar pasar el tiempo inútilmente.

Anuncios

Read Full Post »